Danos fe recta, Esperanza cierta, Caridad perfecta.

LUNES 20 DE NOVIEMBRE. SESIONES DE MAÑANA.

En esta sesión el Visitador General, José Ángel Egiguren, ha presentado al capítulo la comunicación de su visita a la Provincia de la Inmaculada, siguiendo el esquema de las principales dimensiones de la vida franciscana. El visitador ha constatado que, por lo general, los hermanos viven su vocación franciscana en paz, aunque se plantea el reto de cómo impulsar y animar la dimensión orante, creando estructuras y comunidades en que podamos renacer como hijos y hermanos.

En el ámbito de la vida fraterna, se aprecia un clima de normalidad, aunque en algunos casos las cargas pivotan sobre unos pocos hermanos, dada la edad avanzada y el frágil estado de salud de un número importante de frailes de la Provincia. Siguen como retos pendientes la superación de una cierta tendencia al individualismo y adquirir una actitud de mayor disponibilidad y movilidad. También se aprecia la necesidad de una evangelización renovada. A continuación ha planteado algunos ejes de revitalización para la Provincia:

  • Se ve necesario tomar decisiones sobre el mapa de presencias. Para ello se ve necesario planificar el futuro de cada fraternidad. Asimismo, se insiste en que no se trata solo de cerrar presencias, sino también de abrir otras nuevas o de renovar algunas de las existentes.
  • La Formación Permanente se ve como una necesidad prioritaria, que salga al paso de las nuevas situaciones y nos ayude a discernir y responder a las mismas con creatividad.
  • Un tema troncal es el de la relación con Dios: es la gracia que se nos concede en un tiempo nuevo, lleno de posibilidades y dificultades.
  • La revitalización es posible siempre y en todas las edades. Dios sale a nuestro encuentro cada día. Pero para ello necesitamos “determinación”, salir de nuestras instancias e intereses, recordando que “somos para el mundo” y que no podemos dejar de orar, porque en ello nos jugamos mucho.
  • La prioridad de la vida fraterna sobre la misión. Las nuestras son comunidades misioneras.
  • En relación con lo anterior, el cuidado de los hermanos enfermos y ancianos resulta prioritario.
  • Se ve la necesidad de seguir insistiendo en la Pastoral Juvenil y Vocacional, pues resulta una tarea prioritaria. La PJV es una prioridad de todos los frailes de la Provincia. Aunque vivimos en una sociedad marcada por la indiferencia religiosa y nuestro modo de vida resulta extraño a la gente, eso nos permite vivir nuestra vida franciscana sin complejos, de manera más auténtica y sencilla.
  • Incorporar a nuestra vida y proyectos elementos concretos que contemplen el cuidado de la Creación.
  • Y todo ello, trabajando en la misión con los laicos. Necesitamos hacer una apuesta decidida. De ello depende la renovación de nuestras fraternidades.

El hermano Visitador concluye afirmando que, en líneas generales, puede afirmarse que, en la actualidad, la Provincia de la Inmaculada está viva y avanza. Existe conciencia de velar por la Fraternidad provincial.

A esta comunicación han seguido unos minutos de diálogo sobre algunas de estas cuestiones.

DSC 0019
DSC 0020
DSC 0021
DSC 0028
DSC 0030
DSC 0032
DSC 0033
DSC 0034
DSC 0035
DSC 0036
DSC 0037
DSC 0038
DSC 0039
DSC 0040
DSC 0041
DSC 0042